Dimisiones, ceses y la lucha de Ucrania contra la corrupción: las exigencias a Zelenski para seguir contando con Occidente

Dimisiones, ceses y la lucha de Ucrania contra la corrupción: las exigencias a Zelenski para seguir contando con Occidente
Ucrania tiene muchos problemas ahora mismo, pero uno de ellos, más allá de la invasión rusa, es la corrupción. Las exigencias del nuevo guion para Kiev le piden que luche contra ella si quiere seguir contando con el favor de Occidente no solo en el marco de la guerra sino una vez que esta acabe (aunque esté claro que el conflicto ya se ha enquistado). Volodimir Zelenski parece comprometido con esa batalla y este martes ha anunciado el cese de decenas de altos cargos, gobernadores, viceministros e incluso su asesor adjunto, días después de anunciar que habría cambios en la cúpula del país tras varios escándalos en el seno del Ministerio de Defensa y la detención de un viceministro por supuestamente aceptar sobornos. "Queremos que esto sea una señal para todos sobre que estas acciones o comportamiento violan el principio de justicia. Por supuesto, nuestro foco principal son los asuntos de defensa, la política exterior y la guerra, pero eso no significa que no vea u oiga lo que se dice en los distintos niveles de la sociedad", explicaron desde los despachos de Kiev una vez que se empezaron a destapar algunas redes. Pero lo cierto es que además de la lectura interna esto es una especie de deuda que el Ejecutivo de Zelenski tiene que pagar. ¿Por qué?El problema de Ucrania con la corrupción viene de lejos, y ya con el Gobierno de Viktor Yanukovich, ahora huido en Rusia, fue un punto fundamental sobre el que se apoyaron, entre otras cosas, las protestas del Euromaidán en 2014. Ese déficit todavía no se ha corregido, pese a que Volodimir Zelenski hizo bandera en la campaña electoral que le aupó al poder de tener esa lucha anticorrupción como una de sus banderas. Su labor en ese sentido, como en otros, se ha visto marcada por la invasión rusa. Pero incluso eso ha atizado el asunto. Al final, guerra y corrupción parecen haber ido de la mano y las investigaciones se han centrado precisamente en el supuesto papel del Ministerio de Defensa en la compra de raciones militares a precios inflados. El ministro Oleksiy Reznikov, en cambio, aseguró que se trata de una "campaña" para generar desconfianza de los socios occidentales hacia Kiev. Eso no ha impedido la cadena de ceses por parte de Zelenski. El presidente ucraniano, además, ha cercado a las figuras susceptibles de verse salpicadas por la corrupción y ha tomado una decisión drástica: los funcionarios no pueden salir del país si no es para llevar a cabo labores oficiales. En este sentido hay también un factor personalista: Zelenski quiere reforzar su figura. "Esto se aplica a los oficiales de las fuerzas de seguridad, a representantes electos, a fiscales y a todos los que trabajen para el Estado y en el seno del Estado. Si quieren descansar, lo harán al margen de su servicio al Estado. Los funcionarios no podrán ir al extranjero para descansar o para cualquier otro propósito que no tenga relación con el Estado", sostuvo sobre las medidas que ha tomado, al tiempo que aseguraba que seguirá profundizando en sus planes anticorrupción. Considera que la mano de Rusia es demasiado alargada, y más ahora, por lo que los 'tentáculos' de Moscú intentarán influir en las decisiones del invadido. Ese freno es "una prioridad" para el Gobierno de Kiev. "No se hará la vista gorda. Durante la guerra, todos deben entender su responsabilidad. El presidente ve y escucha a la sociedad y responde directamente a una demanda clave del público: justicia para todos", comentó al respecto el asesor principal de Zelenski, Mijailo Polodiak. No en vano, los datos hablan por sí solos: Transparencia Internacional situó en 2021 a Ucrania en el puesto 122 de un total de 180 en su estudio sobre percepción de la corrupción. Con la mirada en el medio y el largo plazo, lo cierto es que Ucrania tiene deberes respecto a la lucha contra la corrupción, y se los ha puesto la misma Unión Europea. La entrada del país en la OTAN no es realista, pero como país candidato a la adhesión al bloque comunitario tiene que cumplir con lo que pide la Comisión Europea en su informe y van a vigilar los Estados miembros. Así, Kiev tiene que "seguir reforzando la lucha contra la corrupción, en particular a alto nivel, mediante investigaciones proactivas y eficientes y un historial creíble de enjuiciamientos y condenas". En este sentido se le exige "completar el nombramiento de un nuevo jefe de la Fiscalía Especializada Anticorrupción". Los pasos demandados al Ejecutivo de Zelenski no se quedan aquí. Necesita, por otra parte, "garantizar que la legislación contra el blanqueo de capitales cumple las normas del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI)" y "reforzar todo el sector policial como parte del entorno de seguridad de Ucrania", precisamente para que la vigilancia ante la influencia externa sea mayor y más efectiva. La Comisión Europea le insta asimismo a "aplicar la Ley contra la oligarquía para limitar la excesiva influencia de los oligarcas en la vida económica, política y pública". Ese es uno de los elementos de más polémica, porque hay varios oligarcas que mantienen vínculos con Rusia, al igual que organizaciones e incluso partidos políticos. Las decisiones tomadas por Zelenski se ven como drásticas, pero en Bruselas se han acogido de forma positiva. "Como regla general, no comentamos sobre investigaciones criminales en curso. Pero, por supuesto, acogemos con satisfacción el hecho de que las autoridades ucranianas se estén tomando estos asuntos en serio", sostuvo este mismo martes la portavoz comunitaria de Ampliación, Ana Pisonero. Pero el camino, avisa la Comisión Europea, no termina aquí ni mucho menos: "Por supuesto, se necesitarán acciones de referencia y métodos para fortalecer las instituciones anticorrupción". De este modo, Bruselas apoyará por una parte a Kiev en el corto, medio y largo plazo, pero otro vigilará las medidas que tome contra la corrupción. Zelenski parece tenerlo claro. . . pese a la guerra o quizás debido a ella.

Comentarios

0