La industria turística de La Palma, la solución de emergencia para alojar a los evacuados: "Queremos ayudar"

La industria turística de La Palma, la solución de emergencia para alojar a los evacuados: "Queremos ayudar"
A los pies del Teneguía, el volcán que hizo erupción en La Palma hace 50 años y que apenas causó daños materiales, se extiende el Princess Fuencaliente. Este gran resort turístico, construido en 2004, es el de mayor capacidad de la isla.

Sin embargo, esta semana, las personas que pasean por sus jardines y las puertas monumentales del complejo no tienen aspecto de turista. Muchos son oriundos de La Palma o simplemente personas que residían en la zona afectada por la erupción volcánica dentro de la cual se estima que pueda haber más de 400 viviendas.

"Aquí estamos genial, en el cuartel ya era horrible. La última cena eran unas albóndigas resecas, la gente se porta bien, pero es duro estar ahí. Estás tumbado en un camastro, sin almohada, pero bueno, fueron tres días y esto ya es otra cosa", declara Jesús, un jubilado madrileño que mudó a la isla junto a su mujer hace tres meses y que fue evacuado de la zona afectada por la colada de lava el mismo día de la erupción. De allí se les trasladó al acuartelamiento de El Fuerte, a donde llegaron más de un centenar de personas el primer día, pero de donde han sido casi todos ya reubicados. "Aquí estamos genial, en el cuartel ya era horrible. La última cena eran unas albóndigas resecas"

Paseando por el patio del hotel, decorado con arcadas y setos, está Juan Bonilla, un vecino de Puerto Naos, una localidad que no ha sido directamente afectada, pero se ha visto aislada por el avance de la lava. Como tantos otros, tuvo que salir con lo poco que pudo coger el pasado domingo y no sabe cuándo podrá volver.

"Me salí con lo puesto y tengo más ropa ahora que la que tenía en casa, me la han ofrecido nueva", declara Bonilla, en referencia a la ayuda solidaria recibida por parte de los evacuados. En su muñeca, aún conserva la pulsera naranja que ponían a los evacuados del cuartel. "En realidad creo que ya no hace falta, pero la conservo de recuerdo". Juan Bonilla, evacuado que vive en el hotel. Pablo Rodero En busca de soluciones habitacionales

Una vez evitadas víctimas mortales o incluso heridos en estos primeros días de erupción, la principal prioridad de las autoridades locales y regionales está siendo buscar una solución a corto y medio plazo para las personas que han perdido su vivienda.

El Gobierno canario está analizando sobre el terreno las posibilidades de comprar inmuebles que estén vacíos en la isla, pero es un proceso lento y calcula que solo podrá adquirir en torno a un centenar en las próximas semanas.

Ante esta situación, se hizo un llamado a los alojamientos turísticos de la zona, que no están en temporada alta, para que alojasen a las personas evacuadas. "La contrapartida económica es lo secundario, eso ya llegará en su momento"

"Después de la erupción del volcán el Gobierno de Canarias se puso en contacto con nosotros y, en coordinación la Cruz Roja se decidió hacer un desplazamiento de todos los desalojados de la zona del barrio de Todoque", explica Javier Vellido, director del Hotel Teneguía Princess.

Desde el miércoles empezaron a llegar los desplazados a este hotel, que está ubicado en el extremo sur de La Palma, y, con los últimos desalojos, son ya más de un centenar de personas.

"Vamos a trabajar para que esté todo el mundo lo mejor posible dadas las circunstancias. La contrapartida económica es lo secundario, eso ya llegará en su momento y supongo que se hará cargo el Gobierno de Canarias". Javier Vellido, director del hotel Princess Fuencaliente. Pablo Rodero Pequeños alojamientos

Con el Hotel Sol de Porto Noos desalojado, como el resto de la localidad, al verse aislado por el avance de la lava, el Princess de Fuencaliente era el único gran establecimiento con capacidad para alojar a los desplazados de manera rápida y eficaz.

Sin embargo, tal y como apunta Ángeles Fernández, concejala de Servicios Sociales, del Ayuntamiento de El Paso, "la gente no se quiere alejar" hasta un establecimiento, como el de Fuencaliente, a más de una hora en coche actualmente desde la zona afectada por el volcán.

"Vamos a intentar lo más cercano posible a sus propiedades, aunque no quede nada de ellas", declara Fernández, que asegura que han hecho un llamamiento a todos los recursos turísticos de la zona. Ángeles Fernández, concejala de El Paso. Pablo Rodero

Simon es un alemán que vive desde hace años en El Paso y asegura sentirse "más palmero que alemán". Tiene una agencia de viajes que trabaja con dueños de pequeños alojamientos turísticos en la zona del Valle de Aridane, donde se están extendiendo las coladas de lava.

Tras desalojar a varios turistas de las zonas afectadas y trasladarlos a otros alojamientos seguros, muchos de ellos han abandonado ya la isla por lo que Simon ve posible poder acoger a los desplazados.

"Ya tenemos algunos alojados en una de las viviendas de nuestra agencia y claro que puede haber más en el futuro", declara Simon, que se lamenta también porque "hay gente sin escrúpulos que está aprovechando esto para subir los precios ahora que habrá más demanda, pero esto es minoritario, en general, queremos ayudar".

Comentarios

0